Atenas : Democracia - Instituciones

Democracia en atenas: Evolucion-Gobierno-Instituciones gubernamentales atenienses(La Asamblea "Ekklesía", El Consejo de los 500 "Boulé" y Los tribunales "Dikasteria")

La democracia ateniense se desarrolló en la ciudad-estado griega de Atenas, que comprende el centro de la ciudad-estado de Atenas y sus alrededores territorio del Ática, cerca de 500 AC. Atenas fue una de las primeras democracias conocidas (aunque la investigación antropológica sugiere que las formas democráticas probablemente común en las sociedades sin estado fue mucho antes del surgimiento de Atenas). Otras ciudades griegas establecieron democracias, pero los atenienses impusieron el modelo, pero ninguno fue tan potente o estable (o bien documentado) que la de Atenas. Sigue siendo una experiencia única y fascinante en la democracia directa donde el pueblo no eligen representantes a votar en su nombre, pero la votación sobre la legislación y proyectos de ley en el ejecutivo por derecho propio. La participación fue de ninguna manera abierta, pero en el grupo de participantes se constituyó sin ninguna referencia a la clase económica y que participó en una escala que es verdaderamente fenomenal. La opinión pública de los electores fue notablemente influenciado por la sátira política realizada por el cómico poetas en el teatro.




Solón (594 aC), Clistenes (509 aC), y Efialtes (462 aC), contribuyeron al desarrollo de la democracia ateniense. Los historiadores difieren en cuál de ellos es responsable de que las instituciones, y que la mayoría de ellos representa un movimiento verdaderamente democrático. Es más habitual hasta la fecha que Clistenes impulso o creo la democracia ateniense, ya que la Constitución de Solón cayó y fue sustituido por la tiranía de Pisístrato, mientras que Efialtes reviso la constitución relativamente pacífica de Clistenes. Hiparco, el hermano del tirano Hipias, fue asesinado por Aristogitón y Harmodio , que posteriormente fueron honrados por los atenienses por su presunta restauración de la libertad ateniense.

El mayor y más duradero líder democrático fue Pericles, después de su muerte, la democracia ateniense fue brevemente interrumpida dos veces por la revolucion oligárquico hacia el final de la Guerra del Peloponeso. Se modificó poco después de haber sido restaurada la democracia bajo Euclides; modificando el sistema impuesto por Pericles,que fue suprimida por los macedonios en 322 aC. (Invasion Macedonica). Las instituciones atenienses revivieron más tarde, pero es discutible que se tratara de una verdadera democracia


instituciones gubernamentales
Había tres organismos políticos donde los ciudadanos participaban en números que sobrepasaban los cientos e incluso los miles. Se trata de la asamblea (en algunos casos con un quórum de 6000), el consejo de los 500 (Boulé) y los tribunales (mínimo de 200 personas, pero en algunas ocasiones hasta 6000). De estas tres instituciones, son la Asamblea y los tribunales los verdaderos órganos de poder. A mediados del siglo IV a. C. las funciones judiciales de la Asamblea fueron acortadas en gran parte, aunque guardó siempre un papel relevante en el inicio de ciertos tipos de juicios políticos.


La Asamblea (Ekklesía)

La ekklesía o ecclesia (griego: ἐκκλησία του Δήμου, 'asamblea del pueblo' )? era la principal asamblea de la democracia ateniense en la Antigua Grecia. Fue instaurada por Solón en el 594 a. C., y tenía un carácter popular, de manera que todos los ciudadanos (eran varones ya que solo eran ciudadanos estos y que tuvieran procedencia atenea) mayores de 18 años podían acceder a ella, sin distinción de clases.

La ekklesia era utilizada para nominar a los magistrados, de manera que estos eran elegidos por votación, participando todos atenienses que formasen parte de la asamblea. De esta forma, también elegían de forma indirecta a los componentes del Areópago, quienes eran elegidos por los magistrados electos por la ekklesia.

Entre otras cosas, la asamblea tenía la última palabra en lo referente a la legislación ateniense, las declaraciones de guerra, la firma de la paz, la estrategia militar, la elección del strategos y otros oficiales y poseía la facultad de llamar a los magistrados a rendir cuentas ante ella al final del año de su mandato.

En el siglo V a. C. sus miembros ascendían a 43.000 personas. Sin embargo, sólo aquellos con riquezas suficientes como para poder pasar mucho tiempo lejos de casa podían haber participado de forma habitual, hasta que las reformas de Pericles en los años 451 y 452 a. C., que suponían un pago por desempeñar tareas públicas, permitieron el acceso de todo ciudadano, independientemente de su nivel económico.

Al principio se reunía una vez al mes, pero más tarde llegó a reunirse tres o cuatro veces mensuales. La agenda para la ekklesia la establecía el Boulé, el consejo popular. Las votaciones se hacían a mano alzada.

La Ekklesía tenía cuatro funciones principales:

* llevar a cabo las ordenes ejecutivas (decretos, tales como la decisión de ir a la guerra o la concesión de ciudadanía a un extranjero)
* elegir a algunos funcionarios
* legislar
* juzgar delitos y crímenes políticos.

El Consejo de los 500 (Boulé)

la Boulé (en griego Βουλή, también trascrito por Bulé) era una asamblea restringida de ciudadanos encargados de los asuntos corrientes de la ciudad. Su nombre, a menudo, ha sido traducido por «Consejo», y más raramente, por «Senado».

En Atenas se llamaba Boulé al Consejo del Areópago, hasta que Solón creó el Consejo de los Cuatrocientos. Clístenes amplió el número de bouleutas hasta 500, número que se conservará posteriormente. Estos se eligen anualmente por sorteo entre los ciudadanos de más de treinta años y reciben una paga de cinco óbolos. Son el verdadero órgano de gobierno de la democracia y gozan de las funciones deliberativa, administrativa y judicial.




















(Haz Click en la imagen para agrandarla)

En los régimenes oligárquicos el cargo de bouleuta era hereditario mientras que en la Atenas democrática y sus émulos, era otorgado por sorteo. La mayoría de las boulai son desconocidas, sólo la Boulé ateniense está descrita por abundantes fuentes históricas (y especialmente la Constitución de los atenienses atribuida a Aristóteles y a sus discípulos del Liceo, cuya redacción sería sobre el 330 a. C.


La presidencia de la Boulé rotaba mensualmente entre los diez prítanes, o delegaciones de las diez tribus clisténicas (había diez meses en el calendario civil del Ática). El epítastes –funcionario electo por sorteo para un solo día de entre los miembros de la pritanía que presidía aquel mes– presidía la reunión de ese día de la Boulé y, en su caso, la reunión de la Asamblea, si la hubiere; también se encargaba de las llaves del tesoro público y el sello a la ciudad, y recibía a los emisarios extranjeros. Se ha calculado que un cuarto de todos los ciudadanos debió ejercer dicho cargo, [cita requerida] algo que sólo se podía hacer una vez en su vida.

La Boulé también actuaba como el brazo ejecutivo de la Asamblea, y supervisaba las actividades de otros magistrados que realizaban las funciones administrativas de Atenas. De entre sus miembros, se elegían por sorteo grupos de diez responsables de áreas que se extendían de desde asuntos navales hasta las observancias religiosas. En conjunto, la Boulé era responsable de una gran parte de la administración de la polis, si bien tenía escasa capacidad de iniciativa. En última instancia se limitaba a ejecutar las directrices y propuestas de la Asamblea.

Los tribunales (dikasteria)

Atenas tenía un elaborado sistema legal centrado en la dikasteria de la Heliea. La palabra deriva de dikastas (δικασταί, ὀμωμοκότες = los que juraban, es decir, los jurados), también llamado heliasta. Estos tribunales eran electos por sorteo de entre un grupo de 6000 ciudadanos anualmente, conocidos como Heliea. Para ser elegible como miembro del jurado, un individuo necesitaba tener 30 años de edad y estar en plena posesión del derecho de ciudadano (véase atimia). El límite de edad, igual que para los funcionarios pero diez años mayor que la requerida para la participación en la Asamblea, dio a los tribunales cierto prestigio sobre la Asamblea. Este hecho se sumaba a que los miembros de los jurados estaban bajo juramento, lo cual no era un requisito para los asistentes a la Asamblea. Sin embargo, la autoridad ejercida por los tribunales tenía la misma base que la de la Asamblea: ambos eran considerados como la expresión directa de la voluntad de la gente. Al contrario que los funcionarios (magistrados), que podían ser acusados y procesados por mala conducta, los miembros del jurado no podrían ser censurados. Una consecuencia de esto era que, al menos en palabras de algunos miembros de jurados, si un tribunal había tomado una decisión injusta, debía haber sido porque había sido engañado por un litigante.

Esencialmente había dos tipos de juicios, los privados (diké), y los públicos (graphe). Para las demandas privadas el tamaño mínimo del jurado era de 201 miembros (aunque podía ser aumentado a 401 si había de por medio una suma mayor de 1000 dracmas). Para los juicios públicos este número ascendía a 501 miembros. Estos jurados eran elegidos por sorteo de entre un grupo de 600, que eran precisamente los pertenecientes a cada una de las diez tribus de Atenas, habiendo 6000 potenciales miembros de un jurado disponibles en total. Para los juicios públicos particularmente importantes, el jurado podría ser aumentado en grupos adicionales de 500 individuos. En más de una ocasión hubo jurados de 1000 e incluso 1500 miembros. La primera vez que un nuevo tipo de litigio se llevaba al tribunal (véase Graphe Paranomon), los 6000 miembros del jurado en su totalidad eran asignados al juicio.

La justicia era rápida: un caso no podía durar más de un día. Algunas sentencias implicaban una pena automática e inmediata, y no había derecho a recurso. Había sin embargo un mecanismo para implicar a los testigos de un querellante que hubiese ganado un juicio, que aparentemente podría anular el veredicto anterior.

El sistema mostraba un marcado antiprofesionalismo. Ningún juez presidía los tribunales ni tampoco había ninguna persona que tuviera la última palabra tras escuchar al jurado. Los magistrados a cargo de los tribunales tenían solamente una función administrativa y, en cualquier caso, tampoco eran expertos (de hecho, la mayor parte de las magistraturas anuales en Atenas se podían llevar a cabo solamente una vez en la vida). No había abogados como tal, sino que los litigantes actuaban por su propia cuenta

-Leer más sobre Grecia : Atenas - Esparta

Escrito por: Luis Portillo