Carlomagno

Carlomagno y el imperio Carolingio
Biografia de Carlomagno
.- Carolus Magnus (Carlos el Grande) es el nombre en latín por el que llegó a ser conocido el rey de un pueblo germánico, los francos, cuando se convirtió en el primer emperador del Sacro Imperio Romano. Carlomagno dominó la mayor parte de Europa central y occidental, y está considerado el soberano europeo más influyente de la Edad Media.

¿QUIÉN ERA CARLOMAGNO?

Carlomagno era hijo del rey franco Pipino el Breve. Nació, probablemente, en Aquisgrán (en la actual Alemania), el 2 abril del año 742.
Cuando su padre murió, en el 768, el gobierno de sus reinos fue compartido entre sus dos hijos: Carlomagno y Carlomán. Tres años después, falleció Carlomán, por lo que Carlomagno se convirtió en el único rey de los francos.
Carlomagno pasó la mayor parte de su vida adulta combatiendo, y puso todo su gran poder y prestigio al servicio del cristianismo. Pero, durante su reinado, también se ocupó de la cultura, preocupándose por la enseñanza del latín y por la copia de libros. Consiguió así que se produjera un proceso de mestizaje (mezcla) entre las culturas germánica y romana. Esta síntesis cultural serviría de base para la posterior civilización europea.

CARLOMAGNO Y EL IMPERIO CAROLINGIO
Articulo Principal: Imperio Carolingio (Leer más)

En el 772, Carlomagno invadió Italia. Durante los siguientes veinticuatro años, conquistó también las zonas que actualmente ocupan Hungría y Austria, y dominó a los bávaros. También luchó contra los musulmanes de la península Ibérica, en el 778, y detuvo el posible avance de estos hacia el resto de Europa. Para ello, creó un territorio fronterizo denominado Marca Hispánica.
El día de Navidad del año 800, el papa León III le coronó emperador de los romanos. En el 813, Carlomagno designó sucesor a su hijo Luis. Éste sería conocido por el nombre de Ludovico Pío (Luis el Piadoso).

En el 794, decidió que la capital de su gran imperio, el Imperio Carolingio, fuera Aquisgrán. En su palacio reunió a sabios procedentes de toda Europa, y desde él gobernó todos sus territorios. Carlomagno falleció el 28 de enero del 814, en Aquisgrán. A la muerte de este soberano el imperio se fragmentó como consecuencia del reparto entre sus hijos, y a finales del siglo IX se habían creado varios reinos soberanos (Francia, Borgoña, Carintia, Provenza, Italia), que sólo reconocían una primacía de honor a un emperador que pasó a ser una mera figura decorativa.
La dinastía carolingia sustituyó a mediados del siglo VIII en el trono de los francos a la merovingia. Pipino el Breve (752-768) fue el artífice de la creación de los Estados pontificios, resultado de la expulsión de los lombardos de Italia central. El hijo de Pipino, Carlos, conocido en la historia como Carlomagno (768-814), resucitó la idea imperial, que seguramente no había muerto del todo con el hundimiento del imperio romano en 476.

El reinado de Carlomagno fue un continuo de luchas para ampliar y consolidar su estado, cuyas fronteras fueron siempre inseguras. A fin de asegurarlas, asediadas como estaban por germanos, ávaros y árabes, creó una serie de marcas, zonas fortificadas que servían de valladar a aquellas amenazas y al frente de las cuales estaba un marqués. En la Navidad del año 800, Carlomagno fue coronado emperador en Roma por el papa León III. Con ello pretendía colocarse por encima de todos los monarcas de la cristiandad, a lo que, obviamente, se opusieron los bizantinos, que se tenían por depositarios únicos de la tradición imperial romana. Carlomagno impulsó un movimiento de recuperación de la cultura clásica en torno a la llamada escuela palatina de Aquisgrán, cuya actividad ha dado lugar a que se hable de un «renacimiento carolingio».

Escrito por: Luis Portillo