Ceremonias Feudales

Ceremonias en la Edad Media

Eran los pactos que se daban ente los señores feudales y sus vasallos, o feudatarios, como parte de las relaciones vasallaticas, estableciendo así vínculos feudales y de jerarquía. Estos pactos eran de carácter vitalicio y bilateral; actos jurídicos en los cuales las personas que pactaban debían ser libres los pactos se celebraban con una ceremonia que se practicaba con la solemnidad de un culto religioso.

El homenaje

El Homenaje en la edad media fue la ceremonia en la que un vasallo reverenciaba y sumisamente se comprometia a jurar lealtad a su señor feudal, recibiendo a cambio un título simbólico a su nueva posición (investidura). Fue un reconocimiento simbólico para el señor que el vasallo era, literalmente, su hombre.

Tenía un origen bárbaro el noble juraba lealtad a su señor feudal, convirtiéndose en su vasallo, “su hombre”; por el cual debía cumplir con la renta, obligaciones y servicio. Según la condición del vasallo, el juramento lo hacía de pie o de rodillas, se tomaban las manos y a veces hasta se besaban.

La investidura
Consistía en la entrega simbólica del bien concedido por el señor feudal a su vasallo; es decir, del feudo o beneficio, pero representando en la ceremonia por la entrega de un puñado de tierra, una rama de árbol, etc.

Inicialmente se formalizaba con la entrega de una espada, luego se hacía con la entrega de la tierra y, posteriormente, se hacía con la redacción de un documento de reconocimiento feudal, por medio del cual el vasallo reconocía como señor a su señor feudal.
El elemento real del contrato del vasallo era el bien o feudo y generalmente una señoría rural, concedido por el señor feudal. Desde el siglo IX se admitía que quien se recibía el homenaje de un vasallo tenía que concederle, a cambio, un feudo.
El incumplimiento por parte del vasallo implicaba el despojo de su feudo. Por otra parte si el señor feudal incumplía traía como consecuencia la desnaturalización del vasallo que podía abandonar a su señor y procurarse otro mejor.

El espaldarazo

Se vinculaba también con los ritos bárbaros. El señor feudal nombraba caballero a un guerrero, no necesariamente de origen noble, para la defensa militar de sus intereses. Previamente, el guerrero debía haber sido escudero y, antes de eso, paje, esto es servicio a otro caballero; también velaba por sus armas, a la mañana siguiente oía misa y comulgaba, le calzaban la espuela derecha y recibía un golpe en la nuca, de esa forma se daba el espaldarazo

Escrito por: Luis Portillo